Historia de una familia trabajadora: la fundación de la heladería Gabriel

Víctor Oyarzún y su esposa Iris Barrientos llegaron a la ciudad cerca del año 1950. Ambos nacieron en Chile, específicamente de la zona de Punta Arenas y Puerto Montt. Antes de fundarse la heladería, el local funcionó como Carnicería y como Cafetería, esta última se llamaba "Bar Lácteos".

La ciudad de Río Grande era un pequeño pueblo donde en ese entonces regía la industria petrolera. Víctor en primer lugar fue camionero luego llevó a cabo los diversos emprendimientos hasta llegar hacer en la actualidad la histórica "Heladería Gabriel".

La Heladería surge en los sesenta con un complemento de Bar-Cafetería, luego de un tiempo comenzó a funcionar solo como Heladería. Hoy en día lleva el nombre de Gabriel Oyarzun hijo de esta pareja emprendedora que vino a la ciudad con espíritu de trabajo y muchas metas por cumplir. Gabriel nació en nuestra ciudad y se dedicó por un tiempo al rubro turístico de la provincia. En el año 1972 falleció el padre de esta familia, quedando a cargo del local Iris. Luego su hijo se acopló al trabajo con su madre.

Ante la pregunta: ¿Cómo fueron las distintas etapas del negocio? Gabriel expresó "durante toda la trayectoria del local hemos pasado por épocas buenas y malas". Desde un principio no tenían muchos consumidores por el solo hecho de ser un pueblo muy chico en ese entonces. Cabe destacar que es la primera heladería de la ciudad y no era costumbre el consumo de helado por lo tanto fue un proceso empezar a crecer en clientela.

Años después se sumaron nuevos productores de helados, pero esto no representó un problema. Gabriel expresó que familias enteras han pasado por el negocio, gente que estuvo desde un principio y siempre volvían, "gracias a ellos nos mantuvimos en el tiempo". Con el paso de los años las familias que los visitan va en aumento. Desde parejas que pasaron por el lugar solos y luego acompañados por sus hijos y nietos.

Actualmente el rubro del helado artesanal sigue en marcha de la mano de Gabriel y su esposa Verónica Soto en colaboración de su madre Iris ya mayor de edad.

Pasan los años y es muchísima la gente que ha pasado por este histórico local. "Más que clientes para nosotros son nuestros amigos de siempre, tratamos de brindar un buen producto y que se sientan cómodos cuando vienen" relató.

Para Finalizar Gabriel para este primero de mayo deja un mensaje para todos los trabajadores de la ciudad: "Quizás este día del trabajador sea diferente a otros años ya que nos encontramos con algunas dificultades, pero no nos dejemos deprimir en estos momentos ni que nuestros sentimientos vayan para abajo. Pongamos todo el empeño para que las cosas vayan para adelante, de esta manera vamos a tener un mejor futuro y cada día que nos levantemos demos las gracias que seguimos vivo siempre podemos hacer algo para seguir viviendo mejor".


 

Comentarios

Relacionadas

En el día de los monumentos Río Grande vive

Por segundo año se celebra en Argentina el Día Nacional de los Monumentos, como oportunidad para acercar a los ciudadanos hacia el patrimonio cultural, poner en valor la historia e incentivar el turismo.

Ampliar

“Soy igual a todos, lo único que no puedo es comer Gluten”

En el Día Internacional del Celíaco, Prensa Fueguina se acercó a una de las personas que hace un gran trabajo en la ciudad de Rio Grande, en materia de concientización para poder entender qué es la Celiaquía, a quiénes puede afectar y cómo se detecta. Así mismo conoceremos a un pequeño guerrero.

Ampliar

Haalchin: Un saludo a los trabajadores

Dentro de lo que implica la construcción de los pueblos, siempre existen actores que contribuyen de manera implícita en un trabajo necesario para sostener viva la memoria, el micrófono de Prensa Fueguina le dio la palabra a uno de ellos.

Ampliar

Del campo a la lana

Si de personas conocidas y representativas en la ciudad de Rio Grande hablamos, Virginia Saldivia es antigua pobladora y ha dedicado gran parte de su vida a su pasión que da a conocer sin egoísmo. El campo y el tejido artesanal son los pilares de la cultura de trabajo que interpeló su vida.

Ampliar