Rio Grande celebra su 96° aniversario

En esta nueva entrega de los ESPECIALES en Prensa Fueguina, grandes recuerdos, interesantes reseñas, risueñas anécdotas, miles de historias lejanas y muchos momentos pasados, serán expresados por nuestros entrevistados quienes llegaron en distintos momentos a esta ciudad y nos acompañan a homenajear el 96° aniversario de un Rio Grande que construimos entre todos. 

Hay quienes relacionan los comienzos de nuestra querida ciudad con la llegada de Julio Popper y toda su gente en busca del oro (1886) y otros que le atribuyen la posibilidades de los primeros asentamientos en la desembocadura del rio al Capitán de Fragata Eduardo O`Connor (1890), o quizás otros a la instalación de la Misión Salesiana “Nuestra Señora de la Candelaria”, fundada en 1893.

Sin embargo, los libros de historia indican que el 11 de julio de 1921, a través de un decreto del Presidente Hipólito Yrigoyen, Río Grande fue reconocido como una colonia agrícola. Esta creció rápidamente y hasta el día de hoy sigue creciendo, dándole oportunidades todos aquellos que llegan de lugares inhóspitos a un lugar que los recibe siempre con los brazos abiertos.

Primero el puerto y el oro, luego las estancias, el querido frigorífico CAP, más tarde el petróleo y el gas de la mano de YPF, luego los establecimientos militares, más tarde la explosión industrial, y más cercanos a nuestros tiempos una nueva promoción económica apoyado por la fabricas reinstaladas en nuestra ciudad, fuero prácticamente los pilares del nacimiento, crecimiento y actual movimiento socio-económico de la ciudad de Rio Grande en estos 94 años de vida.

Desde aquella pequeña comunidad de casas bajas, donde predominaban la madera y la chapa; un Río Grande pasivo, donde los jóvenes que comenzaban a encontrarse con el entretenimiento que la televisión color les ofrecía. Un Río Grande que encontraba bullicio en el Roca o en el Cine, cuando los “colimbas” acudían en barra, o el grupo de habitúes se concentraba por algún hecho en particular... Por las noches, sólo el ómnibus de González López circulaba por el recorrido pre-establecido, contratado por la petrolera estatal; o el de Marina hacía un recorrido para llevar a los trasnochadores hasta la Base.

Hasta lo que la actualidad y la modernidad hicieron y transformaron al Rio Grande de hoy. Con grandes edificios el luchan con el viento y le hacen sombra a la “plaza del pueblo”, con barrios ubicados en lugares impensados, con jóvenes que hoy tienen la posibilidad de estudiar en una universidad que está a la vuelta de la esquina y con una sociedad heterogénea que llegó a busca de un futuro promisorio, en medio de promesas que fueron tan reales.

 

“A la memoria de mi gente”

 

 

El poeta escribe y resume….

 

Por el cauce pedregoso del rio Grande, como en un cielo azul y

reflejado,

Van cayendo como témpanos furiosos, los recuerdos que mi gente me

ha dejado,

Desde el pueblo hasta la CAP, por el camino donde habita el viento

milenario,

las sombras de un pionero se traslucen, esperando al futuro

agazapado,

sin más que la fe en mi tierra, prendida a ella se ha quedado,

y solo por amor pudo domarla, porque ella por amor aprendió a

amarla.

 

Por las humildes calles enripiadas,

va la figura de un hombre de trabajo,

achinandolos ojos contra el viento,

y el esfuerzo también lo va doblando.

 

Detrás de las ventanas de una casa,

con el vientre azul y enharinado,

la futura creadora de más sueños,

pedacitos de agua va juntando.

 

Al nacer en la memoria de mi gente,

ciudadanos ilustres del trabajo,

hacedores de esperanzas,

simplemente cotidianos habitantes del chubasco,

hacedores de la ciudad del viento,

de este Río Grande, que amo tanto!

 

Y la vida que siempre nos espera,

preparó de nuevo otras heladas,

que pagaron ciudadanos del esfuerzo

con su sangre en la calle derramada.

 

Y la isla que siempre nos protege,

prepara un manto nuevo de nevada,

que purifique el alma de mi pueblo

pa´ que no quede la memoria desbastada.

 

“A la memoria de mi gente” - Walter Buscemi

 

 


 

Comentarios

Relacionadas

“Caminar las calles de Río Grande, es caminar las calles de toda mi vida”

Los espacios geográficos van mutando, se van reconvirtiendo, la contribución de las construcciones sociales aporta una significación importante en la conformación del territorio. De la mano de la docente Sara Pindek recorremos un poco de la primera infancia, la adolescencia y el mundo adulto en Río Grande.

Ampliar

Enrique Schoua: "La tierra es del que la ocupa y trabaja"

Don Enrique, es un hombre reconocido en la ciudad de Río Grande por su trayectoria y militancia política pero fundamentalmente por la gran experiencia dentro de las plantas fabriles. Hoy nos ayuda a construir un poco de ese gran legado en esta historia sobre la conformación de la ciudad.

Ampliar

"Río Grande, fue la oportunidad de ser mi mejor versión"

Nacer en un cuerpo no aceptado, no querido es mirarse al espejo y no verse, no reconocerse como uno en verdad se siente. En esto de andar las calles de Río Grande, la vida nos encontró con Valentina Báez quien desde pequeña se suma a los “VyQ” de la ciudad, con una historia a cuestas digna de ser escrita y contada.

Ampliar

“Con su granito de arena ellos podían ayudar”

El único colegio secundario que hoy se encuentra en la llamada zona Margen Sur de Río Grande hace años lleva adelante su tradicional torneo solidario, un proyecto vivencial que involucra a muchos adolescentes, acompañados por los docentes Cesar Gómez y Gustavo Ruiz. A principios del 2018 fue declarado de Interés Municipal y Prensa Fueguina se acercó para conocer un poco más.

Ampliar