Roberto Berbel: “Elegí Tolhuin como mi lugar en el Mundo”

Una de las familias más reconocidas en la ciudad de Río Grande, por su aporte desde lo laboral, la construcción cultural como así también en materia de turismo es la familia Berbel, Prensa Fueguina tuvo la posibilidad de conversar con Roberto para poder conocer un poco más de ellos.

Sobre la historia familiar “Mi padre llega trabajando con la empresa sismográfica de YPF, desde Neuquén, el se viene a los 9 años de España, a Neuquén y un día le dicen que la Tennessee estaba buscando gente en Tierra del Fuego y así se viene para acá, empieza a trabajar en el petróleo, conoce a mi madre y ahí aparecemos notros tres Susana Berbel, Roberto y Anita Berbel”.

“Mi padre luego de trabajar en el petróleo, tuvo un taxi, luego del taxi tuvo un almacén, el almacén Don Bosco, que está ahí por Belgrano 1101 en la esquina de donde hoy está una reconocida chocolatería, después empezó a crecer como empresario, tuvo aserradero, tuvo un hotel, de todo un poco, siempre trabajando, siempre buscándole la vuelta como quien dice”

Roberto nació en el año 1963 y comenta que Rio Grande “era muy pequeñito, tendría no sé 800, 1000 habitantes. En mi niñez yo iba a la escuela N°2 y vivíamos ahí donde hoy está Mamá Flora, y siempre nos íbamos caminando, mi mamá recuerdo se iba a buscar el agua a una cuadra en la esquina de ahí porque había una canilla comunitaria, buscaba agua, nos bañaba a todos los hermanos, después buscaba agua para bañarse ella y mi padre, siempre con esfuerzo. Después en el almacén mi mamá cargaba bolsas de papa, las cargaba al hombro, la de maíz, las dama juanas, porotos, antes venían así en paquetes grandes, las galletitas que venían en latas gigantes, esas que tenían el vidrio adelante que se vendían por kilo, la verdura en aquel entonces era escasa y venían por barco, no tanto camión, los caminos eran todo ripio desde Tierra del Fuego casi pasando Bahía Blanca, y cruzar en botes que ni siquiera eran barcaza”.

Con el paso del tiempo Don Roberto decide afincarse en el corazón de la Isla “Arrancamos en el año 91 cuando Tolhuin tenía casi nada de habitantes, nos conocíamos todos, yo viví el crecimiento poblacional de Rio Grande, entonces más o menos tenía una idea de lo que podría ser acá. Empezamos a trabajar el turismo y por ahí uno no tenía la idea de lo que esto podría de todas maneras llegar a ser, y cuando pusimos el Camping que se cobraba $2 por persona no funcionaba, porque quién iba a venir al Camping. Entonces cuando le contábamos a la gente que teníamos un baño, que teníamos servicios, se fue acostumbrando la gente y hoy es un lugar que figura en cinco guías mundiales, y es un lugar que se ha logrado a través de los años”

Berbel es un hombre muy ameno, la gente que llega al lugar es imposible que se vaya con una mala impresión de su trato, es muy divertido, es muy dedicado “ Uno en estos lugares, y en el trabajo, uno tiene que trabajar con la seducción bien entendida, mostrar todo rápidamente, porque la persona entra y se va, en los principios del Camping la gente venía un rato y después se iba, después empezó a pernoctar, después hicimos el refugio tipo cabañas y hoy, hay quienes vienen y se quedan tres cuatro días, pero yo sigo con esa costumbre de mostrar rápidamente todo y bien alegre y así loco para que la gente se lleve algo, o les regalo dibujos que hago, yo no tengo televisor así que dibujo, y te quedas con esa sensación que hay dibujos míos recorriendo el mundo.

“Hoy casualmente pasó por acá, el periodista Sergio Lapegüe, yo no lo conocía porque como no tengo televisión, y bueno después me dijeron quien era, se divirtió y antes de irse me dijo, bueno volví a ser niño, y hice lo mismo que hago a todo el mudo, paseamos, les muestro el trencito, el avión con chatarra, la moto con chatarra, el patio que está hecho de reciclado, acá hay mucho para mirar, y todos los fin de semana buscamos diversos atractivos y que la gente también tenga algo nuevo para ver, todos los días estamos haciendo algo”.

Roberto tiene tres hijos junto a su ex esposa con quien convive en la actualidad, hoy lo acompañan también Germán y Andrés, Manuel aun está estudiando en La Plata, y si hay que hay algo que puede verse en ellos es que han heredado el trabajo y el ser personas de bien “Siempre quise estar presentes para ellos, y traté de anteponer lo menos posible mi trabajo así que si yo tenía que ir a una fiesta en el colegio a la hora que sea, abandonaba todo acá y me iba, a la hora que sea para estar allá, siempre tratando de que a todos le vaya lo mejor posible. Para mí es un orgullo que quieran estar con nosotros, para nosotros vale oro, seguramente ellos agarran camino para otro lado pero por ejemplo Andrés que está estudiando turismo creería yo que va a seguir con esto, pero la realidad es que todos están un poco”.

Hay otra faceta también que lo acompaña, la música, Don Roberto dice “Es como todo, yo hago de todo un poco, un poco la armónica, un poco la flauta, el teclado, la guitarra y me defiendo porque me gusta”

Tolhuin hoy

“Ahora que somos alrededor de 8.000 personas, a Tolhuin yo lo elegí como mi lugar, yo tuve la posibilidad de andar dando vueltas por el mundo y siempre lo sigo eligiendo como mi lugar en el mundo y después yo siempre llevé un apellido del cual estoy orgulloso y lo sigo defendiendo y a los chicos les inculque eso que hay que defenderlo a capa y espada, no mandarse ninguna macana, ni hacer ninguna cosa que manche eso, yo en Rio Grande era el hijo del viejo Berbel y cuando me vine a Tolhuin mi papá pasó a ser el papá del loco Berbel, entonces yo me di cuenta que acá esta mi lugar, mi circo y mi show y la gente viene y figuramos en esas cinco guías mundiales porque nos recomienda la gente que viene, es decir vos como comerciante no podes hacer nada, porque la gente es la que te recomienda o no”.

En su haber tiene escrito dos libros “Expedición Fagnano, es un libro pequeño que yo hice para mí como el de recorridos de senderos y lugares acá en Tolhuin. Son esas cosas que uno no lo hace para vender si no que las hace para uno, después se comparte con la gente, cosas que uno va haciendo por placeres y me las llevo muy adentro, y así vamos”.

Ahondando en Expedición comenta “Siempre tuve un poco de miedo con la navegación, porque no me animaba a andar en bote y un día dije me tengo que sacar ese miedo, me puse arriba de una bicicleta acuática, que era mucho menos segura que cualquier bote de los que me podría haber subido, y empecé a pedalear y dije por qué no dar la vuelta al lago en este aparato, por qué vamos a dejar que vengan de afuera, porque siempre es así, vienen de afuera, hacen sus aventuras después te la publican y te pintan la cara como quien dice. En el camino me encontré con dos amigos con los que hicimos la travesía, Daniel Milesi y Gerardo Medrano y fue esa aventura de ocho días inolvidables que quiero volver a repetir en cualquier momento, algún día capaz que la hagamos con los chicos juntos. Es como todo, un día dije voy a dar una vuelta en moto y ya tengo tres ida y vuelta de Ushuaia a la Quiaca y tengo planificado algún día irme a Alaska, no sé en qué pero siempre tuve esas ideas medias raras, y después también publicarlas y que la gente las viva un poco”.

El Camping crece y apunta “Acá estamos con los chicos queriendo fabricar un mini tren, entre nosotros, y esperemos que se dé para el año que viene, por ahora tenemos una pequeña vía que la hicieron los chicos para cargar leña y también pueden entrar personas, son pocos metros pero te da la sensación de ir paseando. Pero queremos hacer un tren para poder recorrer todo el parque, son esas cosas que uno hace. Por ejemplo el avión que tenemos estacionado en un lugar que hicimos como una pista de aterrizaje en el pasto, y la semana pasada yo arranqué la manga de un overol rojo viejo que tenia, y con eso hice la manga esa que indica el viento, y el que viene de afuera piensa que vuela y le digo mira si tenés imaginación te puede llevar a donde quieras. Los pibes vienen y no hay tecnología, están los juegos como los de antes, todo el mundo puede jugar, los padres, los abuelos y un poco volver a ser niño otra vez”.

En la actualidad es el Director de Turismo de Tolhuin, sobre el arduo trabajo que lo responsabiliza comenta “Siempre estamos tratando de posicionar a Tolhuin, yo donde voy siempre hablo de Tierra del Fuego y en especial de Tolhuin, soy un representante de Tierra del Fuego donde vaya. La explosión demográfica en Tolhiin ha sido salvaje y es muy difícil planificar algo, te queda chico el hospital, te queda chico el agua, todo queda chico entonces de a poco se va afianzando, yo soy uno de los que todos los años va regalando arboles sauces, le digo a la gente afínquese, tómele cariño al lugar, plante un árbol, uno lo que necesita es que se arraiguen, es lindo ver que se tiene que apropiar del lugar”

“Tierra del Fuego tiene una joya increíble, las Termas del Rio Valdez, el día en que se logre arreglar eso, atrás de eso se va a encolumnar, van a venir inversiones sumamente importantes pero hay que destrabar ese problema para poder llevar adelante lo que es Tolhuien, siempre peleo por ese tema, por otro lado poder volver a poner en marcha las hosterías del Yehuin, las hosterías del Lago Escondido, Petrel todas esas cosas ponerlas en marcha, se tienen que empezar a ponerse las pilas, trabajar no solo en un sector como es Ushuaia, sino en toda la Isla, hay un montón de cosas que están paradas”.

En oportunidades puede vérselo en overol trabajando en diversos lugares de la zona “Ahora estamos delimitando en la cabecera del lago porque si no la gente viene y se quiere meter con los autos y quedan encallados entonces me insultan de Defensa Civil, de Policía (ríe). Entonces vamos con los muchachos a poner los postes. Acá laburamos todos desde el primero hasta el último y a ninguno se le cae nada por hacer las cosas que corresponden”.

Sobre lo que augura para la provincia “ Lo mejor posible, esto tiene que ser fantástico, las armadoras que tenemos hoy en algún momento tienen que desaparecer, pero no desaparecer por desaparecer, si no porque se las comió la industria local, una industria que trabaje con la madera, con la turba, con la lana, con la pesca, con el cuero, con la piedra, tienen que ser reemplazadas y el verdadero espíritu de la Ley de Promoción Industrial que es fabricar porque hoy es muy poco lo que se fabrica, utilizar el gas, el petróleo, el agua que es un recurso increíble, es maravillosa, el oro, reemplazar de alguna manera, me gustaría que en algún momento las armadoras sean reemplazados por verdaderas fabricas”.

Así mismo hizo extensivo el saludo “Desearles a todos un excelente día del trabajador, que las cosas se puedan solucionar, que salgamos adelante como país, que dejemos de pelearnos, que no miremos solamente el árbol, sino el bosque y que nos demos cuenta que no tenemos que trabajar para vivir comprando cosas que no vamos a utilizar, sino que tenemos que trabajar y disfrutar de la vida a la vez, no cargarnos de cosas superfluas, si no que sirvan para poder y disfrutar, lo importante es que seamos felices, que todos tengamos trabajo, consumiso auto, consumiso pañuelo, un consumismo al revés”.

 


 

Comentarios

Relacionadas

“Caminar las calles de Río Grande, es caminar las calles de toda mi vida”

Los espacios geográficos van mutando, se van reconvirtiendo, la contribución de las construcciones sociales aporta una significación importante en la conformación del territorio. De la mano de la docente Sara Pindek recorremos un poco de la primera infancia, la adolescencia y el mundo adulto en Río Grande.

Ampliar

Enrique Schoua: "La tierra es del que la ocupa y trabaja"

Don Enrique, es un hombre reconocido en la ciudad de Río Grande por su trayectoria y militancia política pero fundamentalmente por la gran experiencia dentro de las plantas fabriles. Hoy nos ayuda a construir un poco de ese gran legado en esta historia sobre la conformación de la ciudad.

Ampliar

"Río Grande, fue la oportunidad de ser mi mejor versión"

Nacer en un cuerpo no aceptado, no querido es mirarse al espejo y no verse, no reconocerse como uno en verdad se siente. En esto de andar las calles de Río Grande, la vida nos encontró con Valentina Báez quien desde pequeña se suma a los “VyQ” de la ciudad, con una historia a cuestas digna de ser escrita y contada.

Ampliar

“Con su granito de arena ellos podían ayudar”

El único colegio secundario que hoy se encuentra en la llamada zona Margen Sur de Río Grande hace años lleva adelante su tradicional torneo solidario, un proyecto vivencial que involucra a muchos adolescentes, acompañados por los docentes Cesar Gómez y Gustavo Ruiz. A principios del 2018 fue declarado de Interés Municipal y Prensa Fueguina se acercó para conocer un poco más.

Ampliar