“Con su granito de arena ellos podían ayudar”

El único colegio secundario que hoy se encuentra en la llamada zona Margen Sur de Río Grande hace años lleva adelante su tradicional torneo solidario, un proyecto vivencial que involucra a muchos adolescentes, acompañados por los docentes Cesar Gómez y Gustavo Ruiz. A principios del 2018 fue declarado de Interés Municipal y Prensa Fueguina se acercó para conocer un poco más.

“El proyecto del Torneo Solidario comienza en un primer momento gracias a la generosidad Enrique Rodriguez quien es el nexo para abrirnos las puertas del BIM 5, para que podamos llevar a jugar a los chicos que por ahí tenían problemas actitudinales, en un primer momento y poder de esta manera afianzar los vínculos con ellos. Al principio se les permitía jugar a quienes no tuvieran más de dos materias desaprobadas, entonces los llevábamos y jugábamos nosotros con el equipo de adultos y ellos el de jóvenes”.

“Al pasar el tiempo se fue manteniendo y modificándose y tratamos de darle un giro con el profesor Gustavo Ruiz quien también se suma al proyecto y la idea era tratar de hacerlo más participativo pero que también pueda además de reforzar los vínculos, trabajar otros valores y así se nos ocurrió la idea de que sea un torneo solidario, los primeros torneos se trataba de recaudar mercadería para instituciones que estaban dentro del barrio, comedores escolares, y capillas que estaban cerca como por ejemplo la Capilla de Guadalupe y después para solventar necesidades de los propios alumnos del colegio”.

En estos últimos años el torneo solidario tomó otro tinte "Sí, aparte de ayudar a instituciones educativas como fue el caso de la Escuela Especial N°2, con la colaboración de arcillas con las que ellos trabajan todo el año, o sea que lo que se consigue tienen para trabajar todo el año ya que desde Gobierno nadie les provee de este material, entonces aparte de poder generar un vinculo como ser en este caso, también se sigue reforzando vinculo entre los alumnos, los docente, y últimamente se ha pedido a los chicos de la modalidad informática que ellos puedan filmarlo los videos de los torneos, poder hacer ediciones, entrevistas entonces pueden aplicar todo lo que aprenden en la institución, así que termina siendo más que importante y con muchas aristas, solidario por un lado, creando nexos con otras instituciones y permitiendo que los chicos puedan aplicar día a día y decir que esto es un esfuerzo”.

Al ser consultado sobre quiénes participan apuntó “La idea hoy es que puedan participar todos, es así que este año logramos realizar tres torneos donde participó todo el colegio, un torneo de ciclo básico, uno de ciclo orientado y mixto donde jugaron equipos de varones y mujeres mezclados”.

La finalidad de la práctica docente es un factor importante “Como docente uno nunca se imagina la dimensión, pero si siempre le pusimos mucha garra, mucho ímpetu en concientizar a los chicos de lo importante que era participar y que con su granito de arena ellos podían ayudar, modificar, cambiar algo de esta sociedad, pero sobre todo contribuir a ellos mismos en la construcción de su personalidad y en enriquecimiento de valores, y los chicos a medida que fue pasando el tiempo y se fue haciendo repetitivo lo fueron instaurando como algo institucionalizado y para ellos es natural tener un torno solidario todos los años y que se realicen dos campeonatos, uno de apertura y otro clausura, es la fuerza y el empuje de los propios chicos y el ímpetu de quienes apoyamos entendiendo que es una actividad enriquecedora y que desde ese lugar también podemos educar. Esto no está dentro del curriculum educativo, esto se hace por amor, por ganas de ser docente y acompañar el trayecto de hacer personas de bien y aportar a esta sociedad de Río Grande”.

Este 2018 está siendo un año personalmente difícil en la vida de Cesar, Máximo su hijo de 6 años quien padecía desde su nacimiento de  “encefalopatía epiléptica”, falleció luego de darle pelea como un guerrero en esta vida a su dura enfermedad el pasado 08 de enero, consternando a toda la comunidad. Este año desde el cariño y el respeto de los estudiantes recibió un regalo que no se olvidará jamás “Personalmente significó poder transformar todo el dolor que sufrí ante la pérdida de mi hijo, ante lo que me sucedió personalmente como ser humano y poder encontrar una veta hacia donde seguir, continuar y saber que como siempre digo la vida sigue siendo linda y puedo ayudar al otro y eso es sanador. Este año ver el nombre de Máximo Gómez, significo mucho, personalmente un orgullo y fue transformador, alguien tan amado para mi, algo lindo y positivo y sobretodo ayudando a su escuelita y tratar de devolver un poco a toda la sociedad de Río Grande, lo que tanto hizo por mi hijo, y fue un regalo de los chicos, un enorme orgullo, esa fue su manera de acompañarme”.

El docente echa raíces como legado “Tengo fe de que uno contribuye día a día a que esta sociedad riograndense pueda cambiar, pueda enriquecerse con valores, hoy vivimos en un mundo tan rápido en donde nada es permanente, todo es maleable, todo se cambia y encontrar una persona con valores y que tenga cierto criterio a la hora de hablar y manejarse en la vida resulta difícil. Entonces retomar con los chicos el que ellos puedan tener valores, códigos, manejarse como personas de bien, en un mundo a veces superficial, banal, creo que ayuda muchísimo y tengo fe en ellos, en que van a poder integrar a estos chicos con capacidades diferentes, que ellos van a poder cambiar todo una sociedad que solamente pareciera que les hace vivir el presente y no pensar en un futuro, que puede ser mejor y que ellos pueden cambiar y transformar para bien, viendo en el otro una persona en la cual ayudar y no aislarse. Los chicos hoy atraviesan situaciones particulares propias del lugar, padres que trabajan todo el día y a veces crecen solos y necesitan de un guía, de alguien que los abrace, que les indique cual es el camino a seguir con cariño y contribuir a que ellos decidan qué hacer. Y los chicos de la Antártida Argentina, del austral como los llaman, donde se trabaja muy bien van a seguir logrando cambios. Los hemos visto a lo largo de tantos años, cruzar el puente no era fácil, nadie quería ir y el cambio vino gracias a la educación, que permite generar cambios con vocación y con trabajo”.


 

Comentarios

Relacionadas

“Caminar las calles de Río Grande, es caminar las calles de toda mi vida”

Los espacios geográficos van mutando, se van reconvirtiendo, la contribución de las construcciones sociales aporta una significación importante en la conformación del territorio. De la mano de la docente Sara Pindek recorremos un poco de la primera infancia, la adolescencia y el mundo adulto en Río Grande.

Ampliar

Enrique Schoua: "La tierra es del que la ocupa y trabaja"

Don Enrique, es un hombre reconocido en la ciudad de Río Grande por su trayectoria y militancia política pero fundamentalmente por la gran experiencia dentro de las plantas fabriles. Hoy nos ayuda a construir un poco de ese gran legado en esta historia sobre la conformación de la ciudad.

Ampliar

"Río Grande, fue la oportunidad de ser mi mejor versión"

Nacer en un cuerpo no aceptado, no querido es mirarse al espejo y no verse, no reconocerse como uno en verdad se siente. En esto de andar las calles de Río Grande, la vida nos encontró con Valentina Báez quien desde pequeña se suma a los “VyQ” de la ciudad, con una historia a cuestas digna de ser escrita y contada.

Ampliar

“Con su granito de arena ellos podían ayudar”

El único colegio secundario que hoy se encuentra en la llamada zona Margen Sur de Río Grande hace años lleva adelante su tradicional torneo solidario, un proyecto vivencial que involucra a muchos adolescentes, acompañados por los docentes Cesar Gómez y Gustavo Ruiz. A principios del 2018 fue declarado de Interés Municipal y Prensa Fueguina se acercó para conocer un poco más.

Ampliar